domingo, 27 de abril de 2014

El pastel de pescado de mi madre, Carmen.

Esta es una de esas recetas que yo he visto en casa de siempre, porque cuando eramos pequeñas ni a mis hermanas ni a mi nos gustaba en exceso el pescado, y así, con nata y cubierto con tomate, era la manera que tenía mi madre de que lo fuéramos tomando, supongo que ni eramos el único caso entonces, ni los niños ( y adultos) poco amigos del pescado, habrán desaparecido, con lo que resulta una forma deliciosa de comer pescado, de forma suave y sin tropezar con las molestas espinas, y con la ventaja de que admite un montón de  pescados e ingredientes, salsas : tomate, alioli, mayonesa y acompañantes: arroz blanco, patata frita, cocida....




Ingredientes:
  • 500 gr de filetes de merluza ( frescos o congelados).
  • 5 o 6 gambas o gambones ( frescos o congelados).
  • 3 huevos.
  • 200 ml de nata para cocinar.
  • 1 cebolleta.
  • 1 cucharada de tomate frito.
  • 1 cucharada de vino blanco o tinto.
  • Aceite
  • .Sal.
  • Pimienta negra.
  • Orégano.
  • Albahaca.
  • Pan rallado.
  • Salsa de tomate casera.
Preparación:
  • Picamos muy fina 100 gr de cebolleta y la ponemos a pochar a fuego suave, cuando está dorada, añadimos una cucharada sopera de tomate frito, una cucharada de vino blanco o tinto y el orégano y la albahaca, y lo dejamos  cocer hasta que se evapora el vino. Reservamos.
  • Por otro lado elaboramos la salsa de tomate ( dejo aquí el enlace con la receta de mi salsa de tomate, aunque podéis hacer la que queráis).
  • A continuación pasamos el pescado por un poco de aceite, no para que se fría sino para que se puede desmenuzar más fácilmente, lo dejamos enfriar y lo desmigamos teniendo buen cuidado de eliminar todas las espinas.
  • Troceamos las gambas  o los gambones, más gruesos o menudos dependiendo de la textura que queramos darle al pastel.
  •  Después batimos los huevos hasta que queden espumosos y le añadimos un poco de sal, la nata, el pescado, las gambas y el sofrito de tomate que teníamos reservado.
  • Untamos con aceite un molde que pueda ir al horno y  lo espolvoreamos con pan rallado para que no se pegue, sacudiéndolo a continuación para eliminar el sobrante, y vertemos en el la mezcla anterior.
  • Horneamos al baño María a 180ª unos 40 minutos o hasta que al pinchar con una aguja o palillo este salsa limpio y lo dejamos enfriar un poco para que nos sea posible desmoldarlo sin que se rompa.
  • Servimos templado con la salsa de tomate caliente.


.

No hay comentarios:

Publicar un comentario