domingo, 26 de agosto de 2012

La ensalada semifria de mi madre, Carmen.

Esta ensalada se lleva haciendo en mi casa desde tiempo inmemorial, ni mi madre se acuerda de cuando comenzó a hacerla y yo creo que la llevo comiendo toda la vida, es además uno de esos platos agradecidos, que pueden llevar de todo, ya que aunque la receta que cuelgo es la de mi madre, por la idiosincrasia del plato se le pueden poner muchas otras cosas, incluso yo me he permitido una pequeña variación: añadir albahaca a la vinagreta.


 

Ingredientes:
  • Patatas.
  • Huevos.
  • Un bote de espárragos.
  • Una lata de sardinillas en aceite de oliva.
  • Una lata de sardinas picantonas.
  • Una lata grade de bonito en aceite de oliva.
  • Una lechuga hoja de roble o francesa.
  •  Una lata de pimiento morrón.
  • Sal.
Para la vinagreta:
  • Cebolla.
  • Tomate.
  • Aceite.
  • Albahaca.
  • Sal.
  • Pimienta.
Preparación:
  • Ponemos a cocer las patatas cortadas en trozos con agua y sal. 
  • Ponemos también a cocer los huevos, unos 10 minutos ( el tiempo se cuenta desde que empieza el agua a hervir).
  • Mientras tanto, lavamos la lechuga ( mi madre suele utilizar la llamada lechuga francesa, a mi ultimamente me gusta más la hoja de roble y es la que utilicé en este caso). la escurrimos bien y la disponemos en el plato que vayamos a utilizar.
  • Hacemos la vinagreta: picamos en dados pequeños la cebolla y el tomate, y en trozos algo más grandes la albahaca, le añadimos el aceite, el vinagre, la sal y la pimienta y removemos bien.
  • Cuando estén cocidas las patatas ( lo sabremos pinchándolas), las escurrimos y las colocamos sobre la lechuga.
  • Una vez cocidos los huevos, los cortamos en rebanadas y los colocamos encima de las patatas.
  • Luego, todo consiste en abrir latas: primero el bonito, después las sardinas en aceite y luego las picantonas para acabar con el pimiento morrón cortado en tiras y los espárragos.
  • Finalizaremos vertiendo la vinagreta encima de la ensalada  procurando que la impregne toda y...¡ a comer!.
La gracia de la ensalada, reside en el contraste entre las patatas y los huevos calientes y el resto de los ingredientes fríos, por lo que hay que comerla inmediatamente, cuando se enfría sabe rica igual, pero ya no es lo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario